Sol solecito, caliéntame un poquito

May 30, 2012 by     No Comments    Posted under: Consejos sobre el carlino

Carlinos, a tomar el sol, con precaución.

Los papis de molosinos sabemos que a ellos les encanta tomar el solecito. Algunos se tiran tanto rato al sol que si los tocas queman, ojo al dato y cuidado si hace demasiado calor o hacen ejercicio físico. Podría darles una insolación o golpe de calor.

Un golpe de calor también es llamado hipertermia, puede producir daños funcionales irreversibles o incluso la muerte. Es mucho más peligroso para los perros que para los humanos. Si a esto le añadimos que estos perros son braquicéfalos (chatos) y tienden a estar rechonchos, se junta el hambre con las ganas de comer, en cosa de diez minutos puede ser mortal. Lo más habitual es que pase en el coche, por eso no hay que dejarlo nunca.

En fin, si alguna vez os veis en esta situación, mojad al perro poco a poco, si podéis le ponéis hielo en los sobaquillos e ingles, pero hay que llevarlo al veterinario porque aunque vuelva a respirar puede haber quedado alguna secuela o bien necesite medicación.

sol

Bueno, después del mal cuerpo que acabamos de pasar, ya toca momentos de solete agradable, ¿verdad? ¿y por qué les gusta tomar el sol? La verdad es que saben que necesitan tomarlo a diario por la misma razón que lo necesitan las personas.

El Trastorno afectivo estacional (TAD o DI) se padece si estamos todo el día en casa con las cortinas cerradas, nosotros y en el mismo grado, los carlinos.
La luz solar debe pasar a través del iris y llegar a la glándula pineal para regular el sistema hormonal.
La luz artificial no vale, es trampa, si sólo utilizamos ésta, los ritmos circadianos y el equilibrio hormonal se verán afectados.

Así que si hace un sol brillante, aprovechemos para darnos un paseo, siempre está la excusa de sacar al perro, y si no, se lo sacamos al vecino que estará encantado.