Carlino Vs comida: Qué comer y qué no comer, esa es la cuestión…

Nov 3, 2012 by     13 Comments    Posted under: Alimentación, Consejos sobre el carlino

Una alimentación sana y equilibrada es una de las cuestiones más importantes de la salud del carlino.

Es obvio que el amor perruno nos lleve a querer que nuestros carlinos estén sanísimos.

Dejémonos de vitaminas y de comida extra, un buen pienso y siempre agua fresca es lo único que necesitan engullir, y lo mejor.

Es fácil, dicho esto ya me podría ahorrar todo este contenido, pero como humanos hay momentos en los que podemos pensar así:

– ¡Ay, con lo que nos gusta ver cómo se relame cuando le damos un cachito de nuestra comida! Es que se pone tan contento… ¡le gusta mucho! animalito, qué agradecido que es, me da penita que me mire cómo como…

¿Cómo? Buff, son perros, no niños, si le damos comida cuando comemos no sólo será perjudicial para su salud, si no que luego serán unos mendigos de cuidado, dame aaaargo, te pondrán ojitos cada vez que te vean comer e incluso te arañará o te ladrará para que le des, menudo incordio, y como no son pesados cuando quieren… para esto sí que son como los niños, sí, sí (en general ¿eh?).

Para empezar debemos comer antes que ellos, es una manera de que entiendan quién lleva los pantalones.

Nuestra comida tiene más grasa de la recomendable, esto produce pancreatitis, obesidad… y la verdad es que hay mucho carlino mórbido por ahí suelto, ¿a que sí? las chichas tienen su gracia, es genial estrujarlas y levantar al perro por ahí, es como un antiestresante de esos que empiezas a achuchar y te dan más ganas de seguir achuchando hasta que te estresas más. Pero es gracioso hasta cierto punto. ¡Pobre ceporrillo! Se convierte en una bola de grasa que se fatiga, se ahoga, se asfixia y no tiene aguante ninguno.

Los condimentos que están tan ricos para nosotros, pues les producen también más historias como gastroenteritis, úlceras, colitis… Y ahora voy a nombrar los peores alimentos para ellos, precaución, manténganse fuera del alcance de los molosinos:

CHOCOLATE
A poca gente no le gusta el chocolate, ¿verdad? Pues este alimento sí que es chungo para el carlino ¡es el veneno mayor!

Si un día pilla la tableta por su cuenta con todo el ansia, lean lo que ocurre:

“Le afecta al sistema nervioso central y al aparato cardiovascular, aumenta la contractilidad del corazón y las arterias causando convulsiones, temblores, hiperactividad, taquicardia, infarto” y adiós carlino.


CAFÉ
Tiene causas y consecuencias como con el chocolate, contiene también una metilxantina (ahora cafeína), que estimula el sistema nervioso central y el sistema cardíaco y en pocas horas puede causar vómitos, hiperactividad, taquicardias e incluso la muerte.

Así que chocolate y café: Questo Cappuccino prohibido para el caninooooooo


ALCOHOL

No creo que a nadie se le ocurra darle alcohol al perro… ¿se emborracharía? Y tanto, se emborracha muchísimo antes que las personas, la fiesta le saldría barata, pero no tiene ni pizca de gracia si se pone nervioso, agresivo y a hacerse daño a sí mismo.

Además que deprime el sistema nervioso, respiratorio y cardíaco pudiendo matarles.


HUESOS

Los de pollo y conejo, por ejemplo, se astillan y pueden clavarse en la garganta, en el estómago o en el intestino y adiós carlino, otra vez, por muy cruel que suene, es así.

Además muchos carlinos no tragan, engullen como los pavos. Le puedes dar huesos redondos o porosos que no se astillen, le sirven de juguete, desincrustan el sarro, limpian y fortalecen los dientes.

Si no estás seguro de qué hueso darle, mejor dale uno para perro y quédate tú tranquilo y él feliz royendo un buen rato.


CEBOLLA
Es tóxica para perros y gatos. Contiene sustancias (disulfidos), que dañan los glóbulos rojos de su sangre y pueden causar consecuencias fatales en animales. Se pueden volver anémicos (anemia hemolítica), porque se rompen los glóbulos rojos, quedando así débiles, con taquicardias y con problemas respiratorios.

Lo mejor que puedes hacer si tu pug ha comido cebollas, es llevarlo corriendo al veterinario.


AJO

Igual que la cebolla causa anemia, diarrea, vómitos y daños en hígado.

 
 


LECHE
Sinceramente, yo antes les daba un poquito de leche calentita para desayunar a Nessie y a Killa.
La verdad que ellas ni vomitaban ni tenían diarrea, pero después de leer y de informarme, está claro que ni leche ni leches. ¡Pienso y agua!

La mayoría de los gordis tienen intolerancia a la lactosa, les falta una enzima para disolver el azúcar de la leche y esto puede causar vómitos, diarrea y otros problemas estomacales.


JAMON

Debido a la alta cantidad de sal, les produce dolor de estómago.

 
 


AGUACATES

Son muy altos en grasas y pueden causar dolores de estomago, vómitos e incluso pancreatitis.

 
 


UVAS Y PASAS

Si pasas de darle, harás bien, oh, pobres riñoncitos, puede causar insuficiencia renal aguda con vómitos, diarrea, letargia y empanzurre de agua.
 


Bueno, ¿estáis bien? No tenemos que preocuparnos de nada de esto si comen su pienso y punto.

Si queréis cambiarle de pienso para variar el sabor o porque le va a ir mejor, tenéis que mezclar el antiguo pienso y el nuevo, gradualmente, (cada vez un poco más del nuevo) durante una semanita. Así evitaréis posibles diarreas.

Y ya hemos pasado del alimento a la diarrea, así que ¡felices aparatos digestivos!