Trufas salvajes oh oh oh oh, de carlino

Ene 19, 2013 by     3 Comments    Posted under: Consejos sobre el carlino

La trufa es la nariz del carlino (y de todos los perros) por donde huele y respira.

Siempre tiene que estar húmeda, suave, fría y brillante. Mmmm, me encanta tocársela, es como una gominola.

El carlino estornuda con frecuencia ¿a quién no le ha estornudado su carlino en la cara? Yo creo que lo hacen a propósito…

Esto es normal, sus orificios nasales son estrechos y sensibles, pero si vemos que la tocha le sangra, que tiene mocos espesos o que le molesta continuamente, en el mejor de los casos es porque se le ha metido algún objeto, ¿una espiga? Y en el peor, pues mejor visita al veterinario y nunca intentemos buscar petróleo.

En fin, la trufa puede resecarse, al igual que se nos resecan los labios, o estar caliente. Si está reseca: ¿no habrá metido las narices donde no le llaman? ¿ha tenido fiebre carlina? cuando pasa esto le podemos poner vaselina, que protege e hidrata.

Si está caliente: Puede que tenga fiebre o que se haya estado rozando con algo. Si el problema persiste, consulte a su farm ¡veterinario!. Los pugs, por lo general, tienen la trufa de color negro, pero puede ser de un color marrón o a manchas, esto depende de los genes.

Pero ¡ojo! o ¡nariz! Si antes era negra y ahora rosa puede que el carlino se haga mayor, que estemos en invierno o lo malo: que tenga alguna enfermedad de la piel, por lo tanto, revisa si el resto del perro está intacto y vete al vete.

Si tenéis algo que decir al respecto, encantados todos. Trufas salvajes uoh oh oh oh.