bichos, bichos, bichos… ¡dentro del carlino!

Mar 2, 2013 by     2 Comments    Posted under: Consejos sobre el carlino

Carlinos: La desparasitación interna

Desparasitar a nuestros peludos es tan importante o más que las vacunas, no sólo por ellos, si no también para nosotros.

A simple vista, claro, no vemos lo que puede ocurrir y si ocurre puede que sea demasiado tarde para remediarlo.

Los carlinos y muchos perros, la verdad, son bastante puercos, siempre están oliendo pipis, cacas y chupando a otros en sus zonas íntimas. ¿Qué le vamos a hacer? Son perros, ellos perciben así el mundo y sus peores olores son como nuestro DNI, pero siempre lo llevan encima.

Os voy a explicar los tipos de parásitos internos que existen, los síntomas y cómo prevenirlo. Tranquilos molosin@s, no es nada preocupante si tomamos la simple precaución de desparasitar al chato. Y esto cuesta muy poco.

En fin, en general existen dos tipos de gusanos, los redondos y los planos.

  • Los gusanos redondos son las lombrices, aparentemente parecen espaguetis. La mayoría viven en el intestino (nematodos), el contagio se produce por el contacto con las heces del animal parasitado o a los cachorros durante la gestación o a través de la leche materna. Los síntomas más frecuentes son: adelgazamiento, diarreas, vómitos, pérdida de peso, hinchazón del abdomen, pelaje sin brillo, etc. Los más comunes son los ascáridos, y luego los tricúridos, estos últimos al menos no invaden otros órganos. Y nos vamos del intestino al corazón, ahí puede vivir una lombriz, la filaria adulta, se contagia por picadura de mosquito que previamente ha picado a un animal infestado. Es muy peligrosa porque provoca lesiones muy graves, incluso la muerte.
  • Los gusanos planos son los cestodos. Las tenias son las más conocidas. Los síntomas y las vías de contagio son similares a las lombrices intestinales. La mayoría se pillan en el campo, porque los rumiantes con sus heces contaminan el agua del río, aunque parezca limpia mejor no dejar beber de ahí a nuestros molosinos. O por comer verduras mal lavadas (esto nos toca muy de cerca). Y otras también pueden llegar por la picadura de una pulga. Las lombrices y tenias no las vamos a ver a simple vista, a menos que haya muchísimas o que las matemos con un antiparasitario, ya que principalmente se transmiten por los huevos.

Y añado los más difíciles de encontrar pero graves también: coccidios y giardias. Parasitan el intestino, pero la desparasitación por pastillas no es eficaz, así que el veterinario ya nos dará un antibiótico especial.

Éramos pocos y parió la abuela con la toxoplasmosis. Causada por un parásito intracelular, en general sin síntomas, pero ojo si estás embarazada porque es grave para el bebé. El médico tanto prohibirte comer cosas y luego es el perro o el gato el que pasa el parásito. ¡Aysh!

NOTA: Gracias al comentario de Animal Naturalis, rectificamos la frase tachada anteriormente ya que puede dar lugar a confusión. El perro no es un hospedador habitual de la toxoplasmosis, pero sí que puede serlo accidentalmente (si come carne cruda contaminada o si tiene contacto con heces de un gato infectado). No obstante, el que pueda hospedar el parásito no implica que pueda contagiarlo al ser humano.

Evidentemente, esto NO significa que debamos darle pasaporte a nuestro gato por estar embarazadas, bastará con ser especialmente cuidadosos con la higiene: Recogiendo las cacas de gato diariamente, poniéndonos guantes si es necesario, lavándonos bien las manos y las uñas después de hacerlo y procurando que nuestro gato no coma aves o roedores silvestres.

Por supuesto y ya que estamos en un blog de carlinos deberemos vigilar por su bien, que nuestros pug no se zampen las cacas del gato en un descuido. Aquí tenéis más información de la toxoplasmosis en perros, os recomendamos sobre todo el último apartado sobre prevención.

Vamos a ir terminando ya ¿no? Llegamos a la sangre fresca… Seguramente os sonará la puñetera leishmaniasis, que ya se ha cargado a unos cuantos de perros conocidos 🙁 Estos parásitos viven en los glóbulos blancos y se transmite por la picadura de un mosquito. Podremos prevenirla con un antiparasitario externo, pipetas o collar, pero no cualquier pipeta o collar, yo uso pipetas Advantix, por ejemplo, y aun así no es 100% eficaz. Recientemente ha salido una vacuna, pero yo aún no la recomiendo por ser nueva y por tener tantos efectos adversos.

Más adelante hablaremos de la desparasitación externa, está relacionado ya que las garrapatas también pueden transmitir parásitos en los glóbulos rojos, como la babesia.

Y como es mejor prevenir que curar… la mejor solución para evitar cualquier invasión es comprar un antiparasitario completo. ¿Cuándo hacerlo? Cada 3 meses en ciudad, cada 2 meses para molosinos campestres y hasta 1 mes en granjas.

Tendremos atención especial para cachorretes y mamis:
– En cachorros, 1-2 días antes de la primera vacuna y antes del resto. Y el mantenimiento pues como hemos dicho cada 3 meses, por lo general.
– En perras, se recomienda 10 días antes del parto y 10 días después.

Y por esta vez… ¡vivan las pastillas! Las hay de sabor carne, mmm, así podremos engañar a nuestro carlino, si no ya sabéis, las vais a tener que camuflar con un trocito de jamón dulce, de salchicha… o de su chuche preferida para engullirla como un pavo :3P